Opciones para financiarse a través de la Bolsa

Las empresas requieren diversas alternativas de financiamiento para atender sus necesidades de capital. El financiamiento a través de la Bolsa es una alternativa eficaz para la ejecución tanto de grandes proyectos como de capital de trabajo que le permitan a la empresa su permanencia en el mercado o bien, expandir sus operaciones más allá de sus fronteras.

¿Cómo funciona? El mercado bursátil ofrece una serie de opciones o instrumentos entre los que se encuentran:

 

1. Bonos y papel comercial

Nueva alternativa de financiamiento por medio de la cual, a través del mercado bursátil, el uso de los recursos obtenidos está dirigidos exclusivamente para financiar o refinanciar, parcial o totalmente proyectos nuevos o existentes que sean “verdes”, “sociales” o “sustentables”. Funcionan como cualquier instrumento de deuda, es decir, ofrecen una tasa de interés, un plazo para su repago y un precio de negociación. Adicional a los requisitos que se les piden a los títulos de deuda, los bonos temáticos deben contar con una certificación expedida por un tercero independiente, validando que efectivamente los recursos obtenidos respaldan un proyecto con un impacto ambiental, social o sustentable, acorde con las normas y estándares internacionales, debidamente establecidos para ese fin.

 

2. Bonos temáticos

Son instrumentos de deuda, con ellos la empresa busca captar recursos de inversionistas y a cambio, les ofrece un rendimiento que dependerá de las tasas de interés vigentes y el riesgo del proyecto a financiar. La diferencia entre esos instrumentos radica en su plazo: los bonos se colocan a más de 360 días y papel comercial a menos de 360 días, ajustándose ambos a las necesidades financieras específicas de la empresa. En este caso, los inversionistas son los acreedores. La empresa no está obligada a ofrecer una garantía en particular.

3. Acciones

La empresa capta recursos de los inversionistas, poniendo a disposición su capital, por lo que, el tenedor de esa acción es dueño de una parte alícuota de esa empresa. Recibe un rendimiento (dividendo) y le confiere voz y voto en las asambleas de accionistas.

4. Titularización

Es otra forma de financiamiento, a largo plazo,  el cual consiste en que una empresa cede  una parte de sus activos, sean cuentas por cobrar, hipotecas, peajes, alquileres, entre otros, a un tercero, a un  vehículo de propósito especial (VPE). Esta figura puede ser un fideicomiso, un fondo de inversión o una universalidad. Bajo este esquema, a cambio de esa cesión, la entidad recibe recursos frescos para capital de trabajo, pago de créditos, o nuevos proyectos de inversión tales como: la puesta en marcha de una nueva plata, la ampliación de edificios, construcción de carreteras o aulas nuevas para una universidad o escuela. El VPE usa esos activos como respaldo para hacer una emisión de deuda, normalmente a largo plazo, en el mercado de valores. Una de las condiciones más importantes que deben tener esos activos es que tengan un flujo de ingresos permanente y garantizado.

Contáctenos para obtener más información acerca de los requisitos para optar por el financiamiento bursátil: emisores@bolsacr.com